LOGISTICA HUMANITARIA

En general, los ciudadanos de los países desarrollados tendemos a considerar el término “logística humanitaria” como aquellas operaciones a escala internacional que parecen ser financiadas principalmente en respuesta a los desastres de los que conocemos su desarrollo a través de los medios de comunicación a nivel mundial. En realidad, la logística humanitaria es un término amplio que considera tanto las estrategias como los procesos y la tecnología de la cadena de suministro que ayudará a hacer más efectiva la ayuda humanitaria, no sólo la considerada como respuesta a las situaciones de crisis.

La financiación basada en la respuesta a estas situaciones de crisis no suele ser de gran ayuda para las no ayuda las organizaciones no gubernamentales que tienen que invertir en la logística de gestión de almacenes, distribución de bienes, gestión del transporte o planificación de medios materiales y humanos. De hecho, este es el principal problema que impide a muchas organizaciones humanitarias hacer llegar la ayuda humanitaria a sus destinatarios.

Por tanto, pueden considerarse dos vertientes principales a la hora de aplicar la logística humanitaria. Por un lado, tendríamos que considerar la ayuda puntual como respuesta a situaciones de emergencia tales como terremotos, huracanes, inundaciones, incendios, erupciones volcánicas, ataques terroristas y otras situaciones equivalentes; y por otra parte, tendríamos que considerar las situaciones de abastecimiento necesarias para contribuir al bienestar de algunas comunidades desfavorecidas cuyas necesidades básicas están sin cubrir y que requieren de una logística consolidada para poder actuar como enlace prolongado a lo largo del tiempo y de manera continua.

La comunidad internacional se ha puesto en alerta con respecto a la importancia de poder construir cadenas de suministro humanitarias eficientes y con capacidad inmediata de respuesta, gracias a tanto a los desastres naturales como a los provocados por el hombre que han ocurrido en las últimas décadas. En la actualidad se ha apostado por una planificación de la logística humanitaria a nivel macro, con la creación de centros de logística humanitaria en los lugares que presentan una mejor situación con respecto a las denominadas zonas calientes. En el caso de España, uno de los centros logísticos de respuesta humanitaria se encuentra en el Puerto de la Luz de las Palmas de Gran Canaria. Estos centros disponen de suficiente capacidad logística para recibir, consolidar, transportar y enviar suministros a los lugares donde son necesarios, por disponer de infraestructura para gestionar tanto los fletes como los flujos de información.

Del mismo modo que sucede con las cadenas de suministro comerciales, las cadenas de suministro humanitarias necesitan de funciones de gestión de adquisiciones, transporte, almacenamiento y gestión de inventarios, así como de sistemas de licitación y seguimiento de los envíos. En algunos de los centros de logística humanitaria ya se han implantado sistemas de identificación por radiofrecuencia y sistemas de conexión a las redes de información, aunque todavía queda mucho trabajo por realizar. En realidad, las cadenas de suministro se nutren de voluntariado, pero también necesitan de profesionales con experiencia que sean capaces de realizar una gestión eficaz.

Deja un comentario