Logística 4.0 Conceptual

El desarrollo del IoT se ha convertido en un instrumento de conexión del mundo exterior con nuestras experiencias vitales. En las grandes ciudades, las personas han vinculado sus vidas a sus dispositivos móviles, conectados de forma inalámbrica a Internet y entre sí. Incluso aquellos dispositivos que aún no disponen de una conexión de red, en un futuro cercano podrán disponer de conexión para intercambiar datos con otros dispositivos.

Por ejemplo, cualquier dispositivo electrónico con un sensor de temperatura y posición puede enviar datos a la red con una conexión inalámbrica. Por supuesto, los datos que generan estos sensores pueden ser capturados y enviados a un sistema de toma de decisiones para hacer un seguimiento y programar una acción de mantenimiento, mejorar la eficiencia de la producción, reducir el tiempo de inactividad, aumentar la seguridad o cualquier otro tipo de actividad relacionada. Si se traslada este concepto a las personas, resulta posible el intercambio de datos acerca de las necesidades de un individuo con cualquier proveedor o incluso con otros individuos, por lo que cualquier parámetro que pueda medirse, puede también comunicarse a través de la red y estar a disposición de cualquier individuo o entidad, siempre y cuando no se vulnere la legalidad vigente.

Evidentemente, los servicios logísticos y particularmente los vinculados a la movilidad, el transporte, e-commerce o sistemas de alerta y emergencias son unos candidatos altamente demandados para hacer uso de estos datos a través de dispositivos móviles mediante aplicaciones basadas en el IoT. Por otro lado, las empresas del sector de la cadena de suministro también son consumidoras de alta tecnología, presentando propósitos específicos de tráfico de datos e información necesarios para agilizar los flujos de trabajo, predecir el mantenimiento de sus bienes de equipo, automatizar la producción, o analizar patrones de comportamiento de sus clientes mediante la aplicación de análisis de Big data.

En realidad, el desarrollo de las nuevas aplicaciones de IoT está generando una serie de nuevas oportunidades, dando lugar a la creación de nuevos mercados para las empresas existentes y mejorando su eficiencia de operación. Las perspectivas de mercado pronostican para 2025 un crecimiento exponencial, por lo que las empresas de comercio electrónico ya están tomando medidas para invertir en infraestructura logística y tecnología, incluyendo los sistemas de inteligencia artificial que proporcionan algunas plataformas de IoT, y poder gestionar sus procesos logísticos para proporcionar a sus clientes experiencias de compra más transparentes.

En relación con los proveedores tradicionales de logística, también cabe decir que, en la mayor parte de los casos, se están produciendo inversiones en plataformas de comercio electrónico de cara a mejorar su control sobre la cadena de suministro. Aquellos que consigan un control total sobre la mayor parte de los procesos de la cadena de valor se convertirán en promotores de la industria logística, mientras que los que no lo consigan acabarán siendo meros eslabones de una cadena de valor impulsados las plataformas de comercio electrónico.

Deja un comentario