La Industria vs el Medio Ambiente. La guerra que no podemos perder.

La Industria vs el Medio Ambiente. La guerra que no podemos perder. Es un post elaborado por Ángel Gabriel Martínez, estudiante del Grado en Transporte y Logística UCJC. La sostenibilidad también es clave para la cadena de suministro. 

En las últimas décadas el medio ambiente ha mostrado signos de grave deterioro. Y, la alteración de los ecosistemas biológicos junto con el agotamiento de los recursos naturales son ejemplos que demuestran que estamos haciendo algo mal.

Uno de los factores principales de este problema es la industria de los países desarrollados. Pues, la mayoría de estas industrias, con tal de producir bienes no se preocupan si con la extracción de los recursos naturales provocan daños irreversibles.

¿Qué impactos tiene la industria en el medio ambiente?

Aire: A mediados del 2015, cerca del 80% de las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero) se debieron a actividades industriales. Dentro de ellas: 27% pertenece a industrias del sector energético, 25% al sector del transporte y el 17% a industrias manufactureras y de la construcción. Y el otro 20% restante, le corresponde a la agricultura.

Agua: A parte de la conocida contaminación de ríos y mares por desperdicios vertidos en ellos. El sector de la industria debería centrarse en reducir el consumo de agua. Para lo que podría reciclar sus aguas residuales. Optimizar sus procesos productivos. Y de este modo, prevenir la escasez de agua y el tan preocupante vertido de contaminantes.

Residuos: Se estima que en la actualidad se producen mas de 3 millones de toneladas anuales de residuos peligrosos. Lo que son cifras preocupantes. Y, más preocupante aún es saber que la gestión de estos residuos es insuficiente. Lo que genera problemas locales muy importantes. Es por eso, que el sector industrial debería centrarse en la minimización de estos residuos mediante la revalorización de éstos.

Energía: En los últimos años el sector de la industria ha aumentado de gran manera. Pero, este crecimiento va acompañado de un aumento de consumo energético. Los más empleados son la electricidad, el gas natural y el petróleo. Y no se miden las consecuencias.

¿qué podemos hacer?

¿Qué podemos hacer?

Debemos pensar en un proceso de transformación y cambio. Que, de alguna manera garantice mejores condiciones de vida a la población. Realizando, actividades económicas que convivan armoniosamente con el medio natural. Y, que permitan la preservación de los recursos necesarios para garantizar condiciones de vida aceptables a las futuras generaciones.

De manera inmediata, tenemos que concienciarnos sobre el daño que le estamos causando al medio ambiente. Por lo que es necesario, tener y proporcionar cultura ambiental. Podríamos, por ejemplo, comenzar con algo tan simple como las 3R (reciclar, reusar y reutilizar). Y así, eliminar poco a poco el empleo de plásticos de un solo uso, o evitar tirar basura por más pequeña que sea en las calles, ríos, playas o parques.

Recuerda:
El cuidar del medio ambiente, no es solo cuidar las plantas, playas, ríos o bosques, también es cuidar de los animales. Y cuidar del único lugar que tenemos para vivir, LA TIERRA.

Este post ha sido generado en el ámbito de la materia de Impacto Ambiental del Transporte. Grado en Transporte y Logística (ver plan de estudios) de la Universidad Camilo José Cela. Para más información puedes contactar con Marta Serrano Pérez y Tomás García Martín.