SI NO FUE EN UN GARAJE ¿ENTONCES DÓNDE NACIÓ APPLE?

STEVE WOZNIAK:

DESMIENTE EL MITO DE QUE APPLE NACIÓ EN EL GARAJE DE LA CASA DE LOS PADRES ADOPTIVOS DE STEVE JOBS.

Steve Wozniak, Woz para los amigos, cofundador de Apple, Doctor Honoris Causa por la UCJC, en una entrevista informal para Bloomberg TV, desmiente el gran mito de la Revolución Digital en los Estados Unidos de que las grandes empresas como Apple se gestaron en los garajes de las casas de los suburbios de los grandes ecosistemas del emprendimiento y la innovación como es el caso de Silicon Valley.
Wozniak declaró que la idea de que Apple comenzó en un garaje es “un mito”, desmintiendo de forma contundente una de las grandes ideas inspiradoras de la libre empresa. Cuenta en la entrevista lo siguiente …El garaje es lo que más nos representa, pero no realizábamos ningún diseño ahí, solo lo usábamos para probar los productos que fabricábamos para una tienda de electrónica que vendía nuestros ordenadores y nos pagaba en metálico…” y “…El garaje quedó pequeño muy pronto; había como mucho 2 personas que generalmente no hacían nada productivo…
El garaje es por excelencia el icono de la cultura popular de innovación tecnológica de Norte Americana y mundial. Durante décadas uno de los eslóganes más empleados por las agencias de publicidad “La informática personal se creó en un garaje”. La cultura del emprendimiento que tiene lugar en Silicon Valley en los Estados Unidos es única; este área constituye un ecosistema de creativos e inversores visionarios que se apoyan en valores únicos de capitalismo solidario que no existe en otros lugares del mundo. La regla general es que las grandes corporaciones son las marcan las pautas, asumen la iniciativa y lideran la innovación.

casa de Steve Jobs casa de Steve Jobs

SI NO FUE EN UN GARAJE ¿QUÉ OTRO LUGAR PUDO SER?

Hablando de tecnología el garaje podría ser el lugar menos apropiado para desarrollar un ingenio tecnológico rompedor, se requieren medios técnicos y recursos que no son asequibles para todos. Luchar por un hueco entre coches no es una tarea muy fácil, se requiere algo más que metros cuadrados diáfanos ¿Entonces dónde trabajaban Woz y Jobs según esta entrevista? Probablemente en el apartamento de Jobs o en la tienda de electrónica “the Byte shop” fundado por Paul Terrell; ambos lugares, posiblemente, eran más espaciosos que el garaje de los padres adoptivos de Steve Jobs.

En la cultura Británica hay un entorno alternativo, la cabaña “the Shed” el cobertizo ubicado en el jardín trasero de alguna casa en Gran Bretaña; es una estructura ligera de madera que cumple la función de viveros de la creatividad, un refugio para el creativo o el taller del inventor. Puede ser lo que deseamos, un entorno tranquilo para escribir grandes éxitos editoriales, componer canciones de gran éxito, dibujan obras maestras o construir los prototipos de inventos revolucionarios.

Shed Inglés¿Importa mucho el espacio y sus dimensiones? Posiblemente no, lo importante es el entorno donde se desarrollo este proceso creativo innovador. Wozniak y Jobs como cualquier equipo creativo necesitan medios físicos (herramientas, componentes, equipos de medición, etc…), económicos (inversores visionarios) y conocimiento (know-how, experiencia y pericia); para desarrollar su idea revolucionaria, proporcionar un ordenador personal para cada familia en Norte América. El grupo humano es importante, a veces es más importante que los medios técnicos o los recursos económicos. El reconocimiento de la labor realizada, el apoyo de la comunidad y el refuerzo moral en caso de fracaso son los que animan los triunfadores a seguir.

 ¿FUE ENTONCES EN UN MAKER SPACE?

La comunidad es un factor decisivo en el desarrollo de la innovación tecnológica, este hecho lo podemos evidenciar por un comentario que hace Woz en la entrevista sobre el “Homebrew Computer Club”. El mítico club de informática fundado por Gordon French y un colectivo de aficionados a la electrónica, hackers e ingenieros entre los que figuraban Jobs y Wozniak fue la piedra angular para la revolución de la informática personal. En sus reuniones, ingenieros y aficionados a la electrónica pudieron debatir e intercambiar ideas revolucionarias sobre la construcción de ordenadores personales y la creación de ecosistemas que dieran soporte para actividades de trabajo y aprendizaje. Esta comunidad de aprendizaje pionera en su forma de entender la informática y su papel en desarrollo de las actividades humanas, fue el vivero dónde se gestó la cultura de los Tecno-Makers en Silicon Valley. La educación y el papel de la tecnología fue objeto de debate y se habló de cómo la computación iba a revolucionar la educación ¿Qué son los Makers? Podemos considerarles como tecno-creativos (ingenieros, estudiantes, técnicos y emprendedores) que desean encontrar todos los recursos necesarios para conseguir el sueño americano, “Knowmads del siglo XXI”.

Este movimiento, fue siempre crítico con los métodos tradicionales de enseñanza del sistema educativo que bloqueaba la capacidad creativa de los jóvenes. Hoy en día podemos considerarles como grandes defensores de la innovación para el aprendizaje usando los bloques constructivos de la Era Digitial: componentes electrónicos, robótica y código de programación o cualquier tema relacionado con las tecnologías digitale. Proponen los entornos llamados “Maker o Hacker Spaces” como lugares para que los niños aprendan mediante el juego, la exploración y la búsqueda de soluciones innovadoras. Se necesitaron varias décadas y cientos de propuestas para definir, desarrollar sus componentes y fabricarlos a precios asequibles. Son una recreación de los míticos garajes y talleres de aficionados, libres de coches. Os recomendamos consultar esta información adicional en Edutopia.

Maker spaces

Su configuración actual es el fruto de un largo proceso de evolución, que empezó en “The Homebrew Computer Club” y los laboratorios Parc de Xerox que inspiraron a Google, Microsoft o Facebook.

Colección de Imágenes sobre Xerox Parc

Los makers entienden el aprendizaje como una experiencia que la persona que aprende necesita vivir en primera persona; para ellos los “Maker spaces” no son talleres de manualidades repletos de gadgets y herramientas para construir objetos, son ecosistemas complejos que se apoyan en la tecnología para formar a personas y comunidades, en cualquier lugar. En ellos los niños pueden: usar su capacidad creativa sin restricciones, desarrollar propuestas de investigación aplicada, trabajar, colaborar, compartir, comprobar y contar con el apoyo necesario de su comunidad educativa, solos o en equipo.

¿Serán los maker spaces la solución disruptiva del sistema educativo? Nadie lo sabe con seguridad. Nada está hecho ni dicho, estamos en el principio de una revolución educativa maravillosa. Hablaremos largo y tendido sobre esta nueva propuesta en otros artículos.

Gracias Woz por tu inspiración….

Si buscáis componentes para vuestro Maker Space particular, no dejéis de visitar “Maker shed” un portal destinado a los aficionados a la creación de artefactos tecnológicos que combinan informática con numerosas disciplinas.

Farid Mokhtar Noriega, Dr. Arquitecto.

Maker Shed