LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL IRRUMPE EN EL CINE GRACIAS A IBM

WATSON y Morgan

WATSON PROPONE EL GUIÓN DE UN TRAILER

¿Podría la inteligencia artificial llegar a crear arte? ¿Nos ayudaría a diseñar narrativas y en el futuro generar producciones artísticas? Estas preguntas surgieron hace unas semanas cuando a finales de Agosto 20th Century FOX emitió el tráiler de Morgan una película de terror psicológico relacionado con la Inteligencia Artificial. Gracias a la colaboración de la productora 20th Century Fox e IBM, esta última usó WATSON el súper computador dotado con un programa de Inteligencia Artificial añadir la habilidad de escribir guiones a su arsenal de habilidades que incluye: un sistema de reconocimiento de imágenes capaz de describir fotografías, un sistema reconocimiento del habla para aplicaciones de dictado, un entorno de análisis de Big Data capaz de sugerir los juguetes de mayor éxito en Navidades o, evaluar el estado emocional de las personas con una precisión sorprendente. WATSON ya está formando parte de aplicaciones reales que están revolucionando la salud, las ventas y la investigación según la publicación CIO.com.

Para preparar el desafío en cuestión, los investigadores de IBM alimentaron a WATSON con más de 100 tráileres de películas de terror cortados en momentos y escenas separadas. Entonces, WATSON realizó un análisis de la composición de una serie de elementos visuales y sonoros para tener una idea de la dinámica de un tráiler. Cuando WATSON terminó de procesar el largometraje de Morgan, aisló de él 10 escenas del con un total de seis minutos de duración. Un editor humano se encargó de enlazar estas escenas para construir una narrativa coherente y editar la versión final del tráiler. WATSON consiguió acortar el proceso de selección de las escenas del tráiler a 24 horas, comparado con el proceso tradicional de creación de tráileres que requería de un equipo de creativos que invertían entre 10 y 30 días de trabajo intensivo, para elegir las escenas y editar el trailer.

La película narra la historia de Morgan (Anya Taylor-Joy) una niña concebida mediante bioingeniería que permitió que esta comenzara a caminar y hablar después de un mes de existencia, superando las expectativas más optimistas de sus creadores. Cuando Morgan ataca a una de sus cuidadoras, las autoridades envían una experta en gestión de crisis (Kate Mara). La experta visita la instalación de alto secreto, situada en un lugar remoto, donde se ha mantenido aislada la joven para evaluar los riesgos de mantenerla con vida. La situación queda fuera de control cuando la chica huye de su celda y empieza a deambular por la zona atacando a sus anteriores cuidadores. El personal de la instalación se encuentran en un encierro peligroso amenazados con un humano sintético impredecible y violento.

NO ES LA PRIMERA POLÉMICA, EL MUNDO LITERARIO NIPÓN FUE PIONERO

Según los críticos no es una obra maestra y los guionistas no supieron aprovechar los temas que inspiraron la historia. Hasta ahí todo parece normal y la película no deja de ser otra historia de terror psicológico o una versión post moderna de Frankenstein. Es el tráiler de esta el que vuelve a abrir el debate sobre la capacidad de la inteligencia artificial de crear arte y construir narrativas que emocionen a los humanos. La polémica se inició hace unos meses cuando la comunidad literaria se quedó perpleja al conocer que el jurado del prestigioso premio literario Nipón Hoshi Shinichi eligió una novela generada con la ayuda de un programa de Inteligencia Artificial según la periodista Chloe Olewitz de digitaltrends.com  y el periódico Japan News. La novela cuyo título es “el día que un ordenador se escribe una novela” o “ga shosetsu Konpyuta wo Kaku hi” en japonés, no consiguió optar por ninguno de los premios de la tercera edición del  premio literario Nikkei Hoshi Shinichi, sin embargo, llamar la atención del jurado fue todo un logro. Oficialmente, la novela fue escrita por un equipo humano al cargo del desarrollo del programa de IA. El profesor Hitoshi Matsubara y su equipo de la Universidad del Futuro en Hakodate, Japón, seleccionaron palabras, frases y los parámetros predefinidos para la elaboración del texto antes de que la aplicación de IA “escribiera” la novela de forma autónoma. Una de las dos participaciones del equipo al concurso literario superó la primera ronda de selección, a pesar de una política de lectura a ciegas que impide a los jueces saber si una  aplicación de IA participó en el proceso de escritura.

Este año fue la primera vez que el Comité de evaluación aceptara novelas escritas con la ayuda de IA. 11 de las 1450 de las novelas presentadas al concurso fueron escritas parcialmente, por escritores no-humanos. “Me sorprendió el trabajo, era una novela bien estructurada. Sin embargo, todavía hay algunos problemas para ganar el premio, especialmente la construcción de los personajes“, dijo Satoshi Hase, un japonés novelista de ciencia ficción que participó en la conferencia de prensa que rodea el premio.

De momento podemos estar tranquilos, los creativos están a salvo, queda mucho camino para que las aplicaciones de IA consigan que sus producciones se asemejen a las creaciones humanos. Los sistemas llamados expertos dotados de IA podrán “ayudarnos” a resolver algunos aspectos estructurales y detectar fallos en nuestras creaciones, pero les falta mucho para que sus producciones alcancen la sensibilidad humana y emocionarnos.