SMART CITIES Y EL MEDIO AMBIENTE

Smart Cities escrito por David García Martín (alumno del Grado en Transporte y Logística UCJC)

Las Smart Cities son ciudades que integran, de una forma inteligente, la economía, la gente, la movilidad, el medio ambiente, y el Gobierno, e identifican factores para cada uno de esos bloques, de tal forma que, mediante la puntuación de cada uno de ellos, se puede establecer un ranking de ciudades europeas, destacando:

  • Barcelona en el puesto 21.
  • Madrid en el puesto 22.
  • Valencia en el puesto 43.
  • A Coruña en el puesto 44.
  • Málaga en el puesto 49.

En buena parte, el interés que despierta una ciudad depende de lo atractivas que sean sus condiciones naturales y medioambientales. Por eso, la estrategia de las Smart Cities se basa en potenciar sus atractivos medioambientales y neutralizar sus debilidades. Para ello, sera preciso potenciar medidas adecuadas de gestión y protección del medio.

CONTAMINACIÓN

La reducción de la contaminación es uno de los principales objetivos de las Smart Cities. Resulta esencial tener un conocimiento profundo de la situación inicial  y de las posibilidades reales del municipio.

Una vez detectadas las principales fuentes de contaminación, las zonas y elementos más afectados de una Smart City, se debe planificar una estrategia de reducción de la contaminación, basada en el fomento de:

  • Transporte público
  • La promoción de vehículos más ecológicos
  • Las medidas de fiscalidad ambiental

Para ello es vital apoyarse en tecnologías que faciliten el control e intercambio de información. En la actualidad, la mayoría de ciudades cuentan con sensores que permiten medir diversos parámetros de contaminación atmosférica. A esto hay que sumarle la importancia de aplicaciones TIC que sirvan para facilitar el análisis e interpretación de los datos. Como por ejemplo las aplicaciones que sirven para gestionar el tráfico de una ciudad a tiempo real, ayudando a identificar hotspots de contaminación.

GESTIÓN DEL AGUA

La gestión del agua es un apartado clave, tanto en lo referido a masas de agua naturales como a las redes de abastecimiento.

En entornos urbanos, los sistemas de abastecimiento y saneamiento de agua cuentan con muchas posibilidades de mejora. Para ello es precisa la implementación de herramientas que faciliten su gestión, como por ejemplo:

  • Sistemas integrados de equipos de medición de diversos parámetros: conductividad, Ph, DQO etc.
  • Elementos de telecontrol y reparación de fugas
  • Sistemas automatizados de riego eficiente

Mediante este último, los porcentajes de ahorro de agua obtenidos suelen situarse entre el 15% y el 20% respecto a los sistemas de riego tradicionales.

GESTIÓN DE RESIDUOS

Resulta importante que el método de recogida se adapte a las características de los entornos concretos.

En el caso de los municipios de mayor tamaño, las soluciones tecnológicas toman mayor protagonismo. En ellos las labores de recogida de residuos se ven facilitadas mediante la instalación de sensores en los contenedores, de tal manera que los contenedores solo son vaciados una vez alcancen un nivel de llenado determinado, lo cual supone un ahorro en tiempo y combustible.

Por otra parte, muchos municipios optan por la instalación de contenedores soterrados, que minimizan el impacto de la presencia de los contenedores comunes, permitiendo una mayor capacidad de almacenaje, sin ocupar espacio útil.

ENERGÍA Y EFICIENCIA ENERGÉTICA

La energía es una de las áreas fundamentales en el funcionamiento de las Smart Cities, siendo la eficiencia y el ahorro energético conceptos que se deben aplicar de forma transversal a todas las dimensiones de una ciudad inteligente.

A nivel comunitario, la Unión Europea fijo en 2008 el denominado “objetivo 20/20/20”, con el que se quiere conseguir en el año 2020:

  • Una mejora del 20% en eficiencia energética
  • Que el 20% de la energía proceda de fuentes renovables
  • Una reducción del 20 % en la emisión de gases de efecto invernadero

Actualmente, las ciudades tienden hacia modelos que permitan reducir el gasto energético individual y global, mediante los cuales se trata de suplir los grandes desequilibrios entre la capacidad de generación de energía y el consumo. En este sentido, tienen mucho que aportar las redes de suministro inteligente o Smart Grids, que combinan procesos y tecnologías inteligentes con este fin.

Tiene especial relevancia la integración de fuentes de energía renovable en la red eléctrica, como los paneles solares entre otros.

Smart Cities Grado en Transporte y Logística

SMART MÁLAGA

Málaga se encuentra en los puestos 80 y 49 respectivamente de los ranking mundial y europeo.  Sostenibilidad y eficiencia energética son los pilares del proyecto en el que se basa la apuesta de la ciudad. El proyecto Smart Málaga comprende varias iniciativas:

  • Smart grids
  • Generation and Storage Smart, que trata sobre la autogeneración y el almacenamiento de energía de origen renovable
  • Smart Energy Management, en lo que se refiere a la gestión eficiente del uso final de la energía.
  • Informed and Smart Costumer, iniciativa que pretende inculcar la filosofía del consumo responsable en el ciudadano

En realidad, este proyecto cuenta con el despliegue de contadores inteligentes. El uso de baterías de almacenamiento y el establecimiento de nuevos modelos de micro generación eléctrica.

Nota: este post se ha generado en el ámbito de la materia de Gestión Ambiental del Grado en Transporte y Logística (Ver plan de estudios) de la Universidad Camilo José Cela (Marta Serrano Pérez y Tomás García Martín).