Nuestro hombre en Londres

El profesor David Jiménez Torres publica un estudio sobre Ramiro de Maeztu, el primer corresponsal de la prensa española en la capital británica

Hoy en día es habitual que los grandes periódicos, las cadenas de radio y las televisiones tengan corresponsales en el extranjero. El público está acostumbrado a que la información acerca de acontecimientos de interés en otros países provenga de figuras que se han desplazado hasta ahí y conocen bien el terreno. También se espera que los corresponsales informen acerca de aquellas corrientes y tendencias que pueden servir de ejemplo o de aviso para nuestro país. Pero esto no ha sido siempre así: la figura del corresponsal, como todas las del periodismo, tiene su propia historia; una historia que está íntimamente relacionada con las corrientes políticas, literarias e intelectuales de nuestro país.

La portada del libro de David Jiménez

David Jiménez Torres, profesor de la Facultad de Comunicación de la UCJC, ha publicado recientemente en la editorial británica Boydell&Brewer el libro Ramiro de Maeztu and England: Imaginaries, Realities and Repercussions of a Cultural Encounter. En esta monografía analiza la figura del primer corresponsal en Londres de la prensa española, el articulista y ensayista Ramiro de Maeztu. Éste estuvo basado en la capital británica durante quince años (de 1905 a 1919), temporada durante la cual escribió centenares de artículos en periódicos como La Correspondencia de España, Nuevo Mundo y Heraldo de Madrid. Así, Maeztu fue testigo de excepción de acontecimientos tan importantes como las campañas de las sufragistas en favor de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, la crisis constitucional ocasionada por el people’s budget de Lloyd George, y las transformaciones y los desgarros ocasionados por la Primera Guerra Mundial.

Maeztu se convirtió, de esta forma, en el principal transmisor de conocimientos acerca de Reino Unido para un público español que, espoleado por la pérdida del imperio y por los movimientos regeneracionista y europeísta, deseaba conocer más acerca de las sociedades y las culturas más desarrolladas de Europa. La mejor medida de su éxito es que poco después de su llegada a Londres otros periódicos empezaron a enviar a jóvenes intelectuales a la capital británica a escribir sus propios “ecos de Londres” (el título de la sección de Maeztu). Así, en pocos años pasaron por aquella ciudad Salvador de Madariaga, Julio Camba, Luis Araquistain, Ramón Pérez de Ayala… Sin embargo, nadie permaneció allí tanto tiempo, ni se vio tan influido en su pensamiento por el contacto con los ambientes intelectuales británicos, como Maeztu. No en vano las ideas que absorbió en Inglaterra de figuras como George Bernard Shaw o G. K. Chesterton serían la principal causa de su evolución ideológica, transitando desde el regeneracionismo socialista y nietzscheano de su juventud (cuando se codeaba con otros intelectuales iconoclastas como Baroja, Azorín o Valle-Inclán) al autoritarismo tradicionalista de su madurez.

La investigación de David Jiménez Torres sobre la figura de Maeztu comenzó durante su estancia en la University of Cambridge, donde realizó sus estudios de máster y doctorado. En su opinión, una perspectiva centrada en los años ingleses de Maeztu permite arrojar nueva luz sobre una figura central de la historia del pensamiento y el periodismo españoles, sobre la cual aún queda mucho trabajo por hacer. El libro se ha publicado en inglés, estando ya en marcha una traducción al castellano en la editorial Biblioteca Nueva.

Deja un comentario