La investigación del cuádruple crimen de Pioz

En pasado 7 de febrero en exclusiva los alumnos de Criminología y Criminalística de la UCJC asistieron a una jornada sin precedentes sobre La investigación del Cuádruple Crimen de Pioz.

La Teniente Coronel Dª Cristina Moreno, el Capitán D. Ángel Barca, el Cabo 1º D. Ángel Gordón y el Guardia Civil D. Diego Miguel Jiménez, de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial, perteneciente a la comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara, nos adentraron en los entresijos que conformaron la investigación de tan atroz crimen.

Para poner a los asistentes en antecedentes y entender mejor el transcurso del procedimiento, se expuso un repaso sobre la metodología de investigación de homicidios en general, haciendo una referencia y distinción entre elementos sensibles como son la familia (apoyo, atención desde el primer momento) y la autoridad judicial (establecer confianza, argumentación de las solicitudes, absoluta honestidad) y sobre los elementos de la investigación misma. A continuación, se presentó la Operación ARVORE (denominación que adopta el crimen de Pioz), haciendo participes a los presentes de las actuaciones realizadas por los primeros agentes, primera hipótesis de trabajo (la escena del delito y la autopsia), las primeras fuentes de información, la data de la muerte y líneas de vida de las victimas adultas, la investigación del entorno familiar y  laboral, y las líneas de investigación tras la aparición de un sospechoso.

La investigación de homicidios está clasificada a nivel policial como asunto de prioridad máxima. Subrayaron la importancia de tener un profundo conocimiento de los aspectos criminalísticos ligados a la investigación de homicidios para especializar al investigador en esta modalidad delictiva, favoreciendo así el éxito de los resultados. En dichos casos, resulta de suma importancia las primeras actuaciones en las que se debe tener en cuenta: que acuda el mínimo personal en la escena del crimen o en el lugar del hallazgo del cadáver; se han de evitar las urgencias y utilizar todo el tiempo que se precise y por último, se deberá dividir la escena en zonas que faciliten una inspección sistemática.

En relación al crimen de Pioz, al acceder al interior de la vivienda sita en una urbanización de la Pioz (Guadalajara), se encontraron cuatro cuerpos sin vida en el interior de bolsas de plástico en un avanzadísimo estado de descomposición. Seguidamente acordonaron, filiaron testigos y avisaron a la Comisión Judicial y a los agentes de Policía Judicial de Guadalajara para iniciar la inspección ocular, recabar datos y planificar actuaciones. Analizaron preliminarmente la escena del delito evaluando la posición de los elementos, la víctima, los actos del autor y la autopsia para llegar a las primeras hipótesis de trabajo. Cuantiosos fueron los indicios y fragmentos lofoscópicos que recogieron. A pesar que la dificultad añadida por el largo tiempo transcurrido entre la comisión de los homicidios y el hallazgo de los cadáveres, el equipo de investigadores trazó líneas sólidas y certeras de trabajo,  localizando a lo que sería el principal sospechoso.

Todo un ejemplo de profesionalidad y trabajo por parte de la Guardia Civil que se traduce en una investigación completada con éxito.