Entrevista a Cristina Moreno, primera Guardia Civil que asciende a teniente coronel

entrevista a Cristina Guardia Civil

En primer lugar, gracias por compartir en exclusiva con los alumnos de Criminología y Criminalística UCJC todos los entresijos de la investigación del cuádruple crimen de Pioz. A razón de dicha investigación: ¿Qué fue lo que más difícil resultó?, ¿por qué? En general, ¿cómo valora el proceso y los resultados de la investigación?

Lo más difícil en una investigación de estas características es, ser capaces de hilar toda la información que se van obteniendo de las distintas fuentes. De tal manera que las hipótesis se vayan convirtiendo en líneas de investigación. Y de éstas, derive el esclarecimiento del delito. Y cuando hablo de “toda la información”, le aseguro que son decenas de datos que van surgiendo a diario y que, por supuesto, hay que analizar antes de incorporarlos a la investigación, como “indicios”. De tal forma que se vaya construyendo poco a poco, con un rigor absoluto y al mínimo detalle, todo ese puzle que nos llevará una vez completado, a este esclarecimiento de los hechos.

De la “Operación Arvore”, para mí lo más difícil ha sido gestionar las filtraciones a la prensa. De las que, mi Equipo Investigador ha sido “el responsable”  siempre de dar cuenta a la Autoridad Judicial. El responsable, que no la fuente… Yo por mi gente, pongo la mano en el fuego.

La valoración que personalmente le doy a este proceso de investigación es, sin duda, muy positiva. Llegando incluso a darle una nota muy próxima al 10.Un homicidio con 4 víctimas. Cometido un mes antes de su descubrimiento. Con unos cadáveres en un avanzadísimo estado de descomposición. De una familia de la que, toda la información que nos llegaba, la definía como una “familia normal”. Sin antecedentes, sin problemas personales, familiares, laborales…Y que, en 30 días se resuelva de tal manera que, la familia del autor de los hechos esté plenamente convencida de que, es el autor de los hechos (porque así se lo hemos trasladado).

Tan convencida que, es la que persuade a este autor de que, lo mejor que le puede pasar, es entregarse a las Autoridades Policiales de España. Esto ha sido de libro…

De todos es sabido que todavía, la figura de la mujer es minoritaria en según qué profesiones y cargos de mandos, ¿cómo se siente al ser la primer mujer que lograr ascender a Teniente Coronel?

En primer lugar, orgullosa. Soy miembro de una familia llena de Guardia Civiles, todos con una gran vocación y amor al Cuerpo.

El que en el seno de una familia así, suceda semejante acontecimiento, es para sentirse muy orgullosa. Por mí misma, pero sobre todo por toda esta gran familia que ha estado ahí siempre, apoyándome en los peores momentos.

Orgullosa por todas estas grandes mujeres que hay en la Benemérita y que, confían al igual que yo, que solo cuando podamos ocupar cargos de responsabilidad en las unidades en las que se toman las grandes decisiones. Solo entonces, las cosas podrán cambiar. Y esos cargos los podremos ocupar, a medida que vayamos ascendiendo en la cadena de mando. Me siento con una gran responsabilidad, ya no solo por el empleo “que pesa”, sino por ser una mujer con este empleo (que “pesa más”). Una responsabilidad que me ha acompañado a lo largo de toda mi carrera, desde que en 1998 obtuve el empleo de Teniente y con 24 años, me puse a dirigir a 30 hombres de un Cuartel de la provincia de A Coruña.

Entendemos que no debió ser fácil su trayectoria profesional. No obstante, si volviera a empezar, ¿volvería a elegir ser Guardia Civil?

Si volviera a nacer, volvería a ser Guardia Civil una y mil veces.

¿Qué les diría a todas esas mujeres que a día de hoy siguen esforzándose el doble para ser reconocidas en su trabajo?

A estas mujeres, entre las que me he encontrado en algún momento de mi vida, las animo a que no decaiga su actitud. Sus ganas. Su ilusión. Una mujer que trabaja el doble para ser reconocida, es una mujer fuerte. Con un espíritu de sacrificio enorme. Probablemente, con una gran pasión por su trabajo. Incluso que ni ella misma sea consciente de “ese doble trabajo”, si se compara con sus compañeros varones. No me imagino de otra manera, una mujer así.

Quiero pensar, que esta situación no va durar para siempre. Que como cualquier otro gran cambio en la historia, va a ser lento y acompañado de mucha polémica y más críticas. Pero que un día amaneceremos, siendo las auténticas líderes de este mundo.

Deja un comentario